stock-image-147082163-xl-20152

5 Malos hábitos en la Oficina

 

Existen pequeños detalles en nuestro comportamiento que pueden influir directamente en el desempeño y efectividad de nuestro equipo de trabajo.

En algún momento, casi todos padecemos una serie de malos hábitos que nos impiden ser mejores en el plano profesional.

La efectividad del equipo depende mucho del ambiente de trabajo, pero existen actitudes que pueden colocar en riesgo nuestras relaciones laborales. A continuación, te mostramos una lista de los malos hábitos más comunes que se ven en una oficina:

  1. Impuntualidad.

Si constantemente llegas tarde al trabajo o extiendes tus recesos muestras una actitud de complacencia y falta de cuidado.

 

  1. Empleados ruidosos.

Hablar demasiado alto en el teléfono, hacer ruido al comer, hacer ruido con las partes del cuerpo o cantar en la oficina puede molestar a tus compañeros de trabajo.

 

  1. Falta de modales.

Las cosas más importantes son las que aprendimos cuando éramos pequeños. Cuando pides algo, di “por favor”, cuando alguien te da algo di “gracias”. Si no conoces a alguien, preséntate. Si tienes que interrumpir a alguien di “disculpa”.

 

  1. Oficina Sucia

Dejar un verdadero desorden la oficina, es una de las principales razones por las que tus compañeros de trabajo podrían llegar a molestarse contigo. Este es uno de los errores más típicos que cometemos en este espacio.

 

  1. Escritorio desordenado.

Tú puedes creer que es creativo, pero para tus jefes eso puede ser en realidad señal de desorden. Finalmente, tu escritorio es una señal de quién eres. Si quieres verte profesional, mantén las cosas en su lugar.

 

 

stock-image-148802191-xl-2015

Mala postura, Mala Salud

Cuando nos encontramos en una oficina, solemos adaptarnos a una postura que abusa de determinadas zonas musculares y deja otras inactivas. Las malas posturas pueden ocasionar serios problemas de salud, si no se corrigen a tiempo. En este artículo te mostraremos varios modos para desarrollar y mantener una buena postura:

  1. Evita inclinarte hacia delante

Si eres de las personas que se sientan en el borde delantero del asiento puede provocar fuertes presiones en la parte inferior de los muslos, ya que la mayor parte del peso está cayendo sobre ese punto. Las sillas ergonómicas con asientos inclinados hacia adelante pueden eliminar parte de estos problemas.

  1. Levántate y muévete a menudo

Cuanto más tiempo estamos en la misma posición, peor es para nuestra espalda. La musculatura se pone tensa, por lo que te aconsejamos cambiar de posición con cierta frecuencia, cada 30 minutos, por ejemplo, y hacer algunos estiramientos o caminar.

  1. Usa calzado cómodo

Evita un tacón alto o calzado incomodo, que puede alterar el centro de gravedad del cuerpo, lo que afecta negativamente la postura.

  1. Estírate

Mantener por mucho tiempo la misma postura, aunque sea la correcta, puede acarrear dolor. Estira al máximo tus brazos hacia el frente y hacia los lados. Luego, haz girar las muñecas varias veces, durante unos 30 segundos.

  1. Utiliza una almohada de apoyo lumbar

Los cojines de apoyo lumbar ayudan a aliviar el dolor de espalda y ofrecen apoyo, permitiendo que la columna vertebral permanezca en su posición natural cuando estás sentado o acostado sobre ella.

 

Sigue estos consejos y recuerda que ante todo es importante mantener una postura relajada.